UBUD

Llegamos a Ubud y fuimos a nuestros bungalows al lado de Monkey forest, en Pande Permai Bungalows, la primera noche estábamos agotadas, pero salimos a cenar, encontramos un sitio que se llamaba Barcelona tapas y nos miramos con Silvia… Comida de casa!!!! Nos fuimos de cabeza allí hartas de tomar noodles y arroz. Había un argentino que hablaba catalán, al principio nos pareció simpático. La comida la verdad es que estaba muy buena, las croquetas eran extras… Y fue allí sentadas cuando vimos pasar a Chris, un chico danés que conocimos en Lembongan, y nos acompañó, la música estaba muy alta así que le pedimos si la podía bajar y el camarero que era indonesio rápidamente la bajó, pero el argentino empezó a gritar que la música tenía que estar alta, se fue al aparato y la subió sin más… Nos pareció un mal educado así que le decidimos poner una crítica en tripadvisor y aprovecho para contarlo aquí también, no vayáis a ese lugar.

Al día siguiente Chris nos paso a buscar por el hotel y con las motos nos fuimos al norte para ver Kintamani, el paisaje era único! Un montón de selva por todos lados, pero antes hicimos una parada muy especial para ver los hang gardens… Ese lugar es el equivalente al cielo… En medio de la jungla un hotel de lujo con piscinas flotantes sobre ella… estábamos atónitos al ver tal belleza… El presupuesto era elevadísimo pero eso no nos impidió verlo… Para bajar a las piscinas había un cremallera que bajaba por la misma selva… y al ver las piscinas… No hay palabras… Sin duda un sitio dónde quiero volver.

Volvimos a las motos y subimos hasta Kintamani… Por el camino hacía fresco pues íbamos subiendo de cota. Al llegar fuimos directos al templo donde nos hicieron poner el batik y sorong obligatorio para los templos de Bali. Aquel templo no merecía mucho la pena sinceramente aunque la guía nos explicó super bien como funcionaba, que dioses tenían y la relación con las diferentes sombrillas balineses y los colores, por ejemplo Shiva es un dios de aire y se relaciona con el color amarillo. Lo que sí fue bonito fueron las vistas al volcán Batur y el precioso lago a sus pies. Con la moto nos reíamos porque nos perdimos y fuímos por caminos inimaginables… Fue una gran aventura aunque nuestro culo se enfadó con nosotros…

Y llegamos a Besakih, al salir de un camino perdido nos saltamos el parking de la moto así que bien hecho porque si algo es verdad se tiene que pagar por todo… Besakih es el templo mas grande de Bali, es precioso e imponente, empiezas por la escalinata pero luego tiene muchísimos pavellones distintos, merece la pena entrar y subir hasta lo más alto para poder contemplar toda su belleza. Y se nos hizo mediodía y teníamos hambre así que decidimos que una comida local en Semarapura estaria muy bien y así lo hicimos. (Mie goreng (noodles con vegetales y pollo), nasi goreng (arroz frito con verduras y pollo) y Gado Gado (un plato vegetariano a base de vegetales, tofu, huevo duro y salsa de cacauetes) que básicamente es lo que íbamos pidiendo día si y día también.

Por la tarde ya de camino de vuelta a Ubud fuimos a Goa Gajah conocida como la cueva del elefante. Es realmente maravillosa, tienes que bajar unas escaleras y allí está, en medio de la naturaleza, puentes preciosos un río y el holy spring en medio con la cueva con los budas. Estábamos caminando por allí cuando Chris nos dijo si queríamos ir a ver el templo en medio de la jungla tal y como marcaba el cartel… Y por supuesto que queremos, así que nos adentramos a ella por un sendero al lado del río, empezamos a caminar y a sudar (esta vez la humedad había aparecido) y no llegaba nada, el camino se complicaba y Chris preguntaba si queríamos dar la vuelta pero… Porqué? El letrero lo dice… Pues vamos para allá. Pero la decepción fue muy grande pues nos encontramos en medio de un poblado local sin templo. Preguntamos a los locales y nos dijeron que el templo era muy pequeño y allí cerca, o sea lo mismo que tienen en todas las casas locales. Fuimos andando por la carretera hasta volver a la entrada para recoger la moto. Eran las 5:15 de la tarde y nos quedaba Gunumg kawi… Lo intentamos? Pues claro que si! Llegamos 10 minutos antes de cerrar y menos mal… Hay que bajar muchísimas escaleras en medio de arrozales super bonitos… Unas vistas únicas y al llegar a bajo… La piedra esculpida a lado y lado del río… Que bonito! fuimos los últimos en salir aunque cerraron un poco mas tarde supongo que para dejarnos tiempo para verlo bien, y de vuelta a Ubud para cenar en El Kafe comida orgánica con una ensalada con atún a la plancha espectacular!

Al día siguiente queríamos completar los tiempos pero teníamos una baja… Chris estaba hecho polvo así que cogimos con Silvia y 100 km más para ver el templo más popular de Bali el Ulun Danu Batur. Me encantó, ese templo en medio del lago para mi fue uno de los más bonitos, había mucha tranquilidad y al ir pronto había muy pocos turistas lo cual se agradece. Al terminar cogimos la moto y fuimos a Pura Tirta Empul. De camino allí vimos como preparaban la fiesta del Galungan muy importante para los Balineses y la celebran dos veces al año. Llenaban las calles con unos bambús más altos que las farolas y ornamentados con ofrendas para sus dioses, sin duda fue algo distinto a todo lo demás. El Tirta Empul conocido por ser un holy spring (templo donde hacen las pregarias en el agua fue maravilloso. Como turistada te invitan a hacerlo si quieres pero me pareció mas respetuoso dejarlo para ellos. Había familias enteras haciendo el ritual. Al terminar fuimos a comer a un warung (restaurante típico balines con comida balinesa) y por la tarde un poco de callejeo por Ubud y al atardecer al Yoga Barn para hacer una meditación con cuencos tibetanos, fue espectacular sin lugar a duda un lugar único para practicar yoga si vais algún día a Ubud. Por la noche descubrimos el warung Biah Biah, un sitio donde comer muy bien con los camareros pasamos un rato muy divertido riendonos.

Amaneció de nuevo en Ubud y con ello el último día en ese sitio tan especial de Bali, era el día de la celebración hinduista y muchos sitios estaban cerrados así que decidimos ir a ver la celebración al templo de Monkey forest. Me encantó! En el centro de la ciudad pero era la jungla con estatuas super bonitas, puentes de piedra bellísimos y lleno de monos, aun y estar un poco asustada al principio todo se pasó rápido! Lo pasamos en grande jugando con ellos viendo como se cuidan y como nos parecemos!! A Silvia incluso le saltaban a la cabeza para jugar con sus trenzas!!

Después decidimos estar tranquilamente por Ubud. Nos relajamos un ratito a la piscina y al atardecer fuimos a ver los arrozales, preciosos! Lleno de gente local trabajando en el campo… Imagenes super bonitas que permaneceran para siempre en mi memoria con el sol reflejado en el agua de los campos. Y para terminar quedamos con Chris para cenar para despedirnos hasta la próxima, en Barcelona, Cophennague o en cualquier lugar del mundo.

PD: Nos vemos en Gili Air

Un pensamiento en “UBUD

  1. Que bonito poder disfrutar leyendo cada lugar que habeis visitado consiguiendo que lo vivamos como si estuvieramos con vosotras! gracias ivette!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *