Volendam, Marken y Edam

imageEs el turno de descubrir estos tres bonitos pueblos al norte de Amsterdam. Nos alojamos dos noches en Volendam en busca un poco de tranquilidad y estabilidad en un mismo sitio. Encontramos una super oferta en el Hotel Spaander, un bonito hotel situado en el puerto, muy céntrico. Nuestra habitación tenía vistas al mar y des de ella veíamos Marken. El balcón parecía de princesa y nos sentíamos como tal en ese lujoso hotel que habíamos encontrado gracias a una oferta de última hora. Volendam era un lugar precioso y tranquilo, un pueblo de costa con bonitas casas holandesas de color verde oscuro y una hilera de luces de farola a farola. Estaba lleno de pequeñas tiendas, y una fábrica de quesos. Las casas que daban al mar, todas eran bares y restaurantes dónde los turistas disfrutan de una típica cerveza o un café. La zona residencial es de las mas bonitas vistas hasta ahora, con unas casas impecables y unos diseños de interiores con mucho gusto y mucho orden, por fuera eran de ladrillo y madera en verde oscuro.
El pueblo estaba repleto de puertas abiertas estilo castillo que servían de puente para cruzar encima de los canales. Para desayunar tomamos unos poffertejes con cerezas buenísimos!image

Marken era un pueblo muy pequeño situado en una pequeña isla a la que llegas desde un dique. Era una sensación graciosa, porqué yendo con el coche hacía allí veíamos un muro de césped que nos separaba del mar y sabiamos que en esa carretera estábamos por debajo el nivel del mar. Al llegar a Marken las casas eran todas verde oscuro con rayas de color blanco. También había un puerto con un faro rojo un par de tiendas de souvenir y un par de bares-restaurantes. Era un pueblo mas residencial, y mucho mas verde que los visto hasta ahora, también había canales y una fábrica de zuecos dónde lo pasamos en grande. Con solo entrar olía a madera recién cortada, esa olor de taller de madera tan particular que te trae recuerdos, vimos como se hacían y como los vacíaban, luego los decorban. También había un techo repleno de zuecos y de diferentes medidas para probartelo. Tomamos fotos y nos reímos con todos los que estabamos dentro ya que la líamos un poquito.

A la hora de comer volvimos a Volendam a comer el típico pescado, es muy tierno y está riquísimo! También tomamos unas gambas y mejillones deliciosos. Luego fuimos paseando hasta Edam, unos 4 km de paseo por un parque dónde vas oyendo el ring ring de las bicicletas y ves gente de todas las edades paseando.

image

Edam era muy muy pequeño encantador también, es famoso por su queso así que en la calle principal hay varias tiendas dónde catar i comprar. Un canal enmedio y casitas muy bonitas con unos jardines que tenían hasta el último detalle.

Por la noche descubrimos el mejor bar para nosotras de Volendam. El ‘T HavenGat, justo en el puerto, muy buen ambiente, los camareros muy simpáticos y comimos excelente! También pedimos una cerveza afrutada de limón y se confundieron al traerla así que nos invitaron a una nueva cerveza. Por la noche fuimos a dormir ya que estabamos cansadas a nuestra habitación de princesas, ahora llegaba lo grande… La capital… AMSTERDAM!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *