Serengeti National Park

Después del mejor desayuno fuimos rumbo a Serengeti, un parque nacional donde esperábamos ver: elefantes, leones, zebras, bufalos, ñus, guepardos… Estábamos muy bien con el grupo e ibamos cantando todo el viaje canciones es Suahili. Por el camino el paisaje iba cambiando, pasamos de ver largas sabanas con mucho a calor a un bosque verde que no parecía África, era la entrada del Ngorongoro subimos hasta arriba con una temperatura helada donde pudimos observar el cráter del volcán aunque había niebla pero era precioso! Deseaba hacer un safari en ese cráter! Al volver a bajar volvimos a subir de temperatura y empezaba otra vez la sabana, increíbles vistas! Unos paisajes dignos de ver estaba en la ventana y me gustaba lo que veía era distinto se respiraba tranquilidad. También empezamos a volver a ver Masai Mara pero esta vez nos sonreían y no eran agresivos, los niños pequeños africanos te saludaban aunque no los veía sonreir y eso me daba un poco de pena. La sabana por la que pasábamos Sipi la llamaba la carretera del masaje gratis ya que no parábamos de dar saltitos con el jeep pero era una aventura genial llena de polvo! En medio había la puerta del parque dónde tomamos fotos con unos masai.

DCIM100GOPROGOPR0781.

DCIM100GOPROGOPR0781.

DCIM100GOPROGOPR0783.

DCIM100GOPROGOPR0783.

Al cabo de una hora y media llegamos al campamento descargamos el coche y fuimos en busca de sorpresas de la naturaleza, pudimos ver elefantes, girafas, zebras, ñus, y un grupo de 7 leones que estaban descansando entre ellos un cachorro precioso!! Serengeti era un parque genial de hecho el mejor aun así tiene una entrada carísima pero merece mucho la pena. Había contraste de paisajes, zonas verdes, sabanas infinitas, ríos, oasis y una oarte de sabana en llamas. Sipi nos explico que eso era por provocar la lluvia, que los fuegos son controlados y así se rehace de nuevo, aun así vimos algún animal quemado que nos daba mucha pena. En el jeep lo pasábamos en grande y Sipi siempre nos explicaba muy bien todo, vimos también avestruces, el pájaro secretario, pumas… Y se acercaba el atardecer y volvimos al campamento que queríamos darnos una ducha eso si solo había agua fría.
Para cenar Bacari nos había vuelto a preparar una comida deliciosa como siempre, teníamos suerte de los bien que nos cuidaba. Allí en el comedor aunque cada grupo tenía su propia guía y chef al estar riéndonos todo el rato conocimos a muchísima gente entre otra a Michael y a Katterin. Sipi se acercó y me dijo que tenía una cosa para poder dormir esa noche, entendí que era una hierba y le dije que mejor intentaba sola y sino ya se la pediría y me dijo que era un alcohol que me lo había comprado porque es fuerte y con el podría dormir perfectamente, así que nuestro grupo nos quedamos allí tomando unos gin apples a base de ginebra africana extrafuerte con sidra de manzana que llevábamos en el coche, fue muy divertido y se nos hizo de noche así que fuimos a dormir. Las noches en Serengeti daban un poco mas de miedo pues antes de dormir fuimos al baño y Luis que nos acompañaba enfocó con la linterna al lado y había unos 6 ojos de felinos, las opciones eran pocas y nos habían contado que a veces los leones se ponen en los baños así que rápidamente a la tienda y dormimos entre los leones y las hienas que nos rascaban la tienda, pero fue muuuy divertido!

A la mañana siguiente nos fuimos temprano a las 6:30 para ver el amanacer des del jeep en la sabana, fue muy bonito! Allí vi los colores que yo esperaba ver, ese rojo africano junto con el amarillo intenso de salir el sol entre acacias y elefantes. Y empezó el día, la verdad que ya pocas cosas nos llamaba la atención pues ver una zebra ya no era nuevo para nosotros, pero de golpe Sipi nos dijo shh mirad al árbol, era increíble un leopardo!! Estaba durmiendo tranquilamente semicolgado en árbol, tenía un color precioso y sus manchas eran perfectas, parecía un muñeco con la carita durmiendo pero claro era peligroso, cumplimos un animal mas en el grupo de los 5 grandes nos faltaba el rinoceronte.
Volvimos a ver elefantes cruzando oasis de agua jugando entre ellos era realmente hermoso e ideal para tomar fotos perfectas! Mas tarde fuimos a una especie de piscina dónde pudimos ver un montón de hipopotamos, había muchísimos, unos encima de los otros pero olían realmente mal. No daba crédito a que ese animal que parecía tan perezoso fuese el mas peligroso, había hipos pequeños que jugaban entre ellos y alguno enorme que al mover movía a todos y empezaba la batalla entre ellos. También vimos a unos cocodrilos. De camino al campamento para comer y descansar un poco antes de volver le decía a Sipi que quería ver a un animal cazando y el me dijo que era muy difícil pero que cruzara los dedos por la tarde que ya estábamos de vuelta. Al cabo de dos minutos le dije que hay allí delante? Y se acercó y paró el coche, eran unos buitres comiendo algo pero no veíamos el que pues estábamos justo al lado de la cuneta pero había como una mini muralla de tierra entre ellos y nosotros y estaban al otro lado, de golpe apareció la hiena a lo lejos saltando y corriendo, que animal mas feo y mas horrible daba miedo, no me gustó nada. Los buitres al verlo volaron y llegó y cogió lo que comían, era una gazela atacada se la llevó con mucha fuerza con la boca y luego a unos ocho metros del coche se la comió, allí vi el instito animal, realmente era muy fuerte no daba crédito a lo que veía con los vinoculares, era horrible pobre gazela se me cerró el estomago por completo pero a la vez no podía dejar de mirar, la imagen era dura pero esas son las reglas en las sabanas. Por la tarde volvimos a ver rincones preciosos de Serengeti con mas animales. Esperábamos ver a cheeta pero no fue así. También vimos al leopardo en el arbol comiendo una gazela tenía mucha fuerza y la giraba como un bistec a la plancha y se la comía ante la femina que le estaba observando!

Nos quedaba un día en Serengeti y era nuestra única opción para ver al guepardo, nos lebantamos a las 5:30 y fuimos hasta arriba del todo casi a Kenya, teníamos sueño, hacía fresco, y no veíamos nada, estábamos desanimados… Llegamos a una sabana con coches y allí estaba, el guepardo con un bebe, estaba a lo lejos pero con los vinoculares se observaba perfectamente, era mas delgado y estilizado que el leopardo, de golpe vimos a una gazela y el guepardo visualizandola, se preparaba para cazar. empezó a bajarse por la sabana se preparó y empezó a correr como nunca de hecho lo perdí con los prismáticos pero fallo, volvió a prepararse y se lanzó otra vez, esta vez si que la tenía con los prismáticos y volvió a la caza, esta vez la cogió, fue sencillamente alucinante verla cazar, que nervio como corre, era la regla de la sabana.
Estábamos encantados pues es una suerte ver cazar al guepardo, y habíamos visto todo lo que queríamos ver. La verdad es que me dí cuenta que hacer un safari es cosa de suerte. Ya nos ibamos al campamento a comer y recoger para hacer el safari en el último parque cuando vimos un imponente elefante al lado del jeep, fue maravilloso! Que precioso, era hermoso paseando con su tranquilidad, en su libertad, con sus colmillos de marfil, brutal.

Ya volviendo paramos el coche no lo podía creer, había otro guepardo cruzando justo por delante del jeep con dos crías preciosas que parecían de peluche, menuda suerte tuvimos!!!

*El internet en Tanzania no funciona muy bien así que voy actualizando cuando puedo, los videos a la vuelta ya que es imposible que se carguen…*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *