BUDAPEST

Buenos días Budapest!!

La verdad que este nuevo destino me tenía desconcertada… No sabía mucho sobre Budapest e iba un poco a ciegas a ver que me deparaba este destino. Fue una bonita sorpresa descubrir esta ciudad que es preciosa y divertida.

Nos alojamos en un AirBnB. Voy a mencionarlo porque fue el mejor AirBnB dónde he estado, la propietaria se llama Dora y es muy maja. Tiene una casa increíble, esta situada en el centro de la ciudad puedes ir andando a todos lados y el loft es enorme y precioso con un balcón con vistas maravillosas! Llegamos de noche y fuimos a cenar a Gozsdu udvar, una calle donde puedes encontrar muchísimas opciones para ir a cenar, tomar algo o bailar un poco. La calle es bonita llena de luces y gente. Allí descubrimos Vicky Barcelona un restaurante que a las 22:30 se vuelve discoteca. Un sitio pequeño pero divertido para bailar sin parar.

La mañana siguiente después de un desayuno de ensueño en la terraza de nuestro loft fuimos a descubrir la ciudad. Visitamos el parque Elisabeth enfrente de nuestra casa dónde se encuentra el Budapest Eye, para subir y coger unas preciosas vistas de la ciudad. De allí llegamos al Puente Lánchíd, tiene algo que me recuerda al puente de Brooklyn, la verdad que es precioso con las estructuras de piedra y los tirantes verdes, en él como en otras ciudades europeas hay candados colgando. Este puente cruzaba el río Danubio que si es realmente ancho y enorme, pero el color del agua es un poco desagradable. Este río divide la ciudad en dos zonas: Buda y Pest así que des del puente podíamos ver unas vistas preciosas a Buda, con su castillo, la Citadelle y el Fisherman Bastion y en el otro lado el Parlamento, edificio que me enamoró….

Al llegar a Buda cogimos un funicular muy antiguo, la verdad es que perdiéndote por la ciudad hay varios carteles antiguos, las paradas de metro también son antiguas y lo hace todo bonito. Los edificios son impresionantes y todo tiene un estilo muy imperial. Una vez en Buda visitamos el Castillo de Buda, la Matthias Church cuya cubierta es impresionante! Llena de colores, es muy muy bonita y también Fisherman Bastions, una fortaleza blanca en forma de castillo donde puedes ver unas preciosas vistas de Pest y el Parlamento. Allí había bares para tomar algo así vintage preciosos, con lucecitas y las calles parecían de un cuento de hadas.

Esa zona de la ciudad me encanto, bajamos andando y comimos en un italiano en Buda mismo algo rápido, cogimos el metro para cruzar el Danubio por debajo, las escaleras metálicas son vertiginosas, me mareaba y todo pero el metro es curioso así como de madera y azulejos antiguos. Al cruzar visitamos el Parlamento este edificio es francamente de los mejores que he visto, me encanto literalmente, es enorme esta lleno de detalles. Justo en la plaza del Parlamento pillamos como bajaban la bandera, así un rollo militar ruso que fue curioso de ver, no se si puedo describirlo de otra forma porque la verdad que daba como un poco de cosa. Enfrente del Parlamento pasaba el famoso tranvía amarillo.

Fuimos andando por el lado del río hasta encontrarnos con el banco de los zapatos del Danubio, un memorial a las víctimas a quién les hacían quitar los zapatos y los disparaban para que cayeran los cadáveres al río y ya nunca los volvieran encontrar y piensas… en qué mundo vivo? La verdad que siempre me gusta ver todo pero es estas ocasiones se me pone la piel de gallina de ver lo que se ha vivido… Justo detrás está la plaza de la Libertad, dónde también hay un memorial con estatuas de sus maletas y una fuente de agua.

Por la noche fuimos por el barrio judío pues estaba muy cerca de nuestra casa y descubrimos un precioso restaurante para cenar: El Vintage Garden el restaurante es alucinante la decoración es espectacular con cerezos llenos de flores de Japón y la comida era buenísima y barata. Al lado volvimos a bailar un rato en el Vicky Barcelona hasta que la noche avanzó.

El próximo día fuimos a los baños termales de Széchenyi, esán en la otra punta de la ciudad y tuvimos que coger el metro pero merecen mucho la pena. Son enormes y es dónde van los húngaros de verdad. Sinceramente fue relajante, el interior es espectacular, hay unas cambras preciosas, saunas, pero como todos los sitios con agua caliente huele a huevo duro podrido. En el exterior hay una piscina genial porque a fuera hace frío pero el agua esta muy calentita, y ves a la gente local haciendo su vida, toman cervezas en la piscina, juegan al ajedrez, charlan… Hay que pagar unos 16 euros y puedes pasar todo el día allí. Hay piscinas frías con corrientes y bancos calientes. Fuera de los baños hay un parque y Hero’s Square, es una plaza enorme rodeada de edificios imperiales y la estatua de la plaza esta llena de detalles y esculturas, la verdad que te sientes pequeño en ella.

De vuelta al centro decidimos parar a comer a Karaván Street Food, la comida húngara es muy buena y su plato estrella es el Goulash, una especie de estofado de ternera con verduras y algo picante pues el pimentón es muy común en Budapest. Lo ponen dentro de un pan y lo sirven. Allí también descubrimos el Langus, una especie de torta con crema de queso y queso que estaba muy buena.

Al lado estaba Szimpla el Ruin Bar mas famoso de todos. De hecho era un callejón lleno de bares todo muy vintage. Me encantaba, allí pasaríamos nuestras próximas noches pues parecía que había un ambiente perfecto. Ese sitio es maravilloso pero cuesta describirlo con palabras, se tiene que callejear y andar y vivir el ambiente. Fue PERFECTO.

Por la tarde descubrimos un pub llamado For Sale, enfrente del Market Hall. Curioso pub de madera, con paja el el suelo lleno de notas y mensajes. Estaban en todos los idiomas, había gente que dejaba un escrito, otros que dibujaban… Pequeño pero curioso. Por la noche cenamos en Fuego y salimos a tomar algo a Szimpla.

Al día siguiente queríamos ver la Sinagoga mas grande de Europa pero sorpresa.. fiesta judía así que estaba cerrada al público y ya el sábado con el Sabath era imposible, así que no pudimos visitarla por dentro. Cambiando de opción fuimos a Isla Margarita, una isla situada en medio del Danubio donde los húngaros van a practicar deporte, así que cogimos una bicicleta y la recorrimos pedaleando entre lluvia y unas risas.

Aún así callejeamos un poco por el barrio había muchos grafitis de colores, y descubrimos un mercado para comer en una plaza que era muy bonito, se llamaba Vörösmarty tér. Había globos de todos los colores y asaban pescado, paellas enormes con carnes y salsas, verduras, los goulash, los langos, dulces, la verdad que parecía el típico mercado de Alemania en invierno, la gente estaba sentada en las meses y charlaban.

Por la tarde fuimos a descansar un poco y sobre las 19:30 cogimos un tour por el Danubio para ver la puesta de sol des de un barco. Que vistas, la verdad que es muy recomendable pues no es lo mismo verlo des del barco, pasas todos los puentes la verdad que descubrí mas de uno que me gustó y ver como se hacía de noche en luna llena fue una bonita experiencia. Las vistas de noche son obligatorias. Un poco de Ruin Pubs otra vez para disfrutar de la última noche húngara.

Al día siguiente teníamos que dejar el AirBnB pero pudimos guardar las maletas por un precio muy bajo en un hostel así que fue perfecto. Decidimos tomar un brunch antes de relajarnos y escogimos Szimply, un maravilloso café, unas tostadas con aguacate y huevo, y relax. El sitio es muy “cuqui” pero muy pequeño. El café esta delicioso y en la zona hay un montos de lugares y tiendas vintage. Vimos el Market Hall pero estaba lleno de turistas y nos agobiamos un poco . Y nos fuímos andando un poco mas por la ciudad, ver los últimos tranvías, los trolebuses, y relajarnos en los baños Gellert. Son los mas famosos pero sin duda si solo tuviera que escoger unos escogería los otros. Muchos mas grandes y auténticos. Al terminal el Central Café uno de los típicos cafés pijos precioso por dentro.

Sin duda… podría resumir que Budapest me sorprendió y muy positivamente… Sin duda si queréis una ciudad para pasar 3 días creo que es perfecta! Nos vemos muy prontito por el mundo!

Un pensamiento en “BUDAPEST

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *